Psicopedagogía, felaciones y subvenciones: Una fábula progre basada en hechos reales. Con moraleja.

Nos contaban hace unos días, en distendida charla tan propia de estas fechas vacacionales, la vivencia de un profesor, padre o conocido de alguno de los presentes, de un instituto de la capital hispalense o cuanto menos de la provincia que la rodea, y de cuya identidad no podemos proporcionar más señas que las ya dadas puesto que todo lo que conocemos de la historia nos llega tan sólo por la bien conocida vía del boca a boca –nunca mejor dicho, como entenderán ustedes enseguida–. Es probable, pues, que lo que aquí les narro presente con respecto a la verdad estricta de los hechos alguna modificación más o menos sustancial, alguna exageración, algún error de interpretación o incluso un parecido prácticamente nulo. Poco importa, en realidad, ya que la prensa nacional y aun la internacional bien nos han enseñado que la verdad y el rigor no pueden ni deben estropear una buena historia; por otra parte, el hipotético desmentido de la historia no restaría un ápice de validez a las interesantes reflexiones que nos fue dado extraer de la misma, ni a las oportunas innovaciones que en materia de enseñanza se proponen en consecuencia.
Según parece, el profesor protagonista comenzó a observar, en una concurrida clase de tiernos retoños de trece o catorce años, que algunas de las jóvenas que allí asistían parecían estar haciéndose de oro en sentido literal, puesto que el conjunto de joyas y abalorios con el que las muchachitas en cuestión hacían acto de presencia diario en clase aumentaba exponencialmente con el transcurso de las semanas. Nuestro héroe, irritado ante las desigualdades socioeconómicas que semejante acto de ostentación ponía de relieve, y que podía provocar problemas psicológicos en los alumnos menos favorecidos y aun un conflicto de clases –nunca mejor dicho, de nuevo– en el seno de un aula que debía ser ejemplo de igualitarismo, se dispuso a investigar el origen de tanta riqueza, no fuera a ser que la misma derivase de una apropiación de la plusvalía de algún compañero explotado.
Nada más alejado de la realidad. Las chicas, según nuestras fuentes, estaban dedicándose entre clase y clase y durante los recreos a la tarea de practicar a sus enardecidos compañeros –la pubertad, ya saben– felaciones por el módico precio de un euro. Tras el escándalo inicial y unánime de todos los contertulios –“¿¡por un euro!?”, exclamamos al unísono–, fruto sin duda de siglos de prejuicios nacionalcatólicos y de la salvaje mentalidad capitalista que nos hace difícilmente comprensible un negocio con tan bajo margen de beneficios, llegaron el sosiego y la reflexión, y con ellos la lenta e iluminadora comprensión de las posibilidades que semejante iniciativa presenta como base para una política social y pedagógica de igualdad y educación de género.
Debo en este punto hacer un alto para reconocer la autoría intelectual de la propuesta inicial, que no es mía sino de un buen amigo al que, por carecer de blog, no puedo enlazar debidamente, pero que fue el artífice primero del proyecto social de enseñanza que se detalla a continuación, completado con aportaciones de varios de los tertulianos, entre los que se cuenta una servidora.
La conclusión fundamental fue que estas actividades debería subvencionarlas la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, así como sus homólogos del resto de naciones que conforman el Estado Español, en el caso de considerar que la iniciativa casa con el carácter nacional y las tradiciones de cada uno de sus pueblos. El caso que nos ocupa, no obstante, es el de la patria andaluza. Aquí, los nobles esfuerzos de los responsables de la educación pública han permitido que a día de hoy se halle implantado casi a la perfección el igualitarismo académico, en virtud del cual por fin se ha conseguido desterrar esa odiosa, elitista, nacionalfascista y burguesa terminología de la excelencia, el esfuerzo y la disciplina. Sustituido ahora este denigrante vocabulario que dividía a los alumnos entre buenos y malos o listos y tontos y fomentaba por tanto el surgimiento de rencores sociales y traumas psicológicos, se ha logrado articular un modelo educativo que elimina o trivializa las diferencias en capacidad, esfuerzo e interés en pro de la formación en actitudes, la igualación de todo el alumnado y el destierro de la tan tediosa adquisición de conocimientos.
Conseguido lo anterior, se nos avecina un nuevo reto: han quedado virtualmente eliminadas las diferencias entre listos y tontos, esforzados y vagos, interesados y pasotas. Pero el ámbito escolar ha de ser un marco global de educación –los padres, ya se sabe, no pueden ser responsables de semejante carga–, superando el estrecho horizonte de lo académico para potenciar una formación en valores democráticos. La Educación para la Ciudadanía no ha de entenderse tan sólo como una asignatura más del curriculum, sino que debe extenderse transversalmente a todo el horario –lectivo o no– de los centros escolares, recreos y descansos incluidos. En este sentido, es necesario observar que aún quedan graves diferencias por superar, y que ha llegado el momento de afrontarlas: el sistema educativo aún no ha logrado erradicar las traumáticas diferencias que aún persisten entre guapos y feos, populares y pardos, fuertes y gorditos. Así, la muchachada asistente a colegios e institutos sigue sumida en una competencia sin tregua entre púberes por conseguir la atención del sexo contrario o –según los casos– del propio. La práctica inaugurada por las avispadas chicas que inspiraron esta propuesta permite hacer frente a esta tendencia de manera democrática y solidaria.

Se propone, pues, lo siguiente:

1.- Que la Junta de Andalucía ofrezca subvenciones para felaciones solidarias por parte las compañeras. Esta política no podría quedar restringida al ámbito de lo heterosexual, haciéndose necesaria por tanto una oferta más amplia, en la que la felación y el cunnilingus estuviesen disponibles por igual y fuesen practicados paritariamente por ambos sexos. Esta política contribuiría a una iniciación sexual de la juventud en un marco acogedor, y aboliría las diferencias de atractivo sexual entre unos y otros miembros del alumnado al ofrecer a todos un trato igualitario.

2.- Fomentar la actitud participativa por parte de todo el alumnado, con incentivos tales como la posibilidad de pasar de curso no ya con cuatro, sino con cinco o seis o siete asignaturas (queda exenta de esta posibilidad la Educación para la Ciudadanía, clave imprescindible de una formación global), a cambio de la realización de esta actividad solidaria. Se contribuiría así a asegurar la equidad de la oferta y a garantizar una mayor apertura mental de los jóvenes ante las diferentes posibilidades de orientación sexual disponibles, aboliendo de esta forma los prejuicios aun existentes entre los hijos de votantes del Partido Popular.

3.- Habilitar en las escuelas espacios adecuadamente acondicionados y equipados para estas lides, haciendo hincapié en la limpieza, la higiene y el uso de una adecuada protección contra las ETS o, llegado el caso de implantarse prácticas más completas, el embarazo.

4.- Ofrecer al alumnado una formación sexual en sesiones teóricas –la Junta proveerá a los centros con folletos con títulos tales como Cómo hacer una buena felación o Descubre el cunnilingus— y prácticas, en las que el profesorado podrá contribuir a la instrucción de los púberes, fomentándose así una mayor implicación de aquellos en la formación completa de sus alumnos y alumnas.

5.- Acompañar la iniciativa de una activa campaña en pro de la abolición de tabúes sexuales, y de una adecuada contabilización de la oferta y la demanda que asegure la paridad entre sexos tanto entre demandantes como entre oferentes. El establecimiento de cuotas, en este sentido, resultaría de enorme utilidad.

6.- Para potenciar la igualdad de género y génera, las alumnas serán las principales beneficiarias de las subvenciones, con el objeto de potenciar su participación en las actividades y sus posibilidades de ascenso laboral en este campo una vez egresadas de los centros educativos. Entre los chicos, se considera que será estímulo suficiente para lograr su participación como oferentes el hacer dependiente de ello sus posibilidades de acceso como demandantes.

Bien pensado, no sé cómo no se les ha ocurrido a ellos antes. Ni cómo va a ser posible la segunda modernización de Andalucía si no incorporamos estas innovaciones.

9 Responses to “Psicopedagogía, felaciones y subvenciones: Una fábula progre basada en hechos reales. Con moraleja.”


  1. 1 Sonia 23 marzo 2008 a las 20:07

    Si es que cuando nos ponemos somos más progres que nadie, eso sí, todavía queda mucho para conseguir la igualdad total, porque…¿qué pasa con los profesores/as feos/as?, ¿y con las personas/os de otra raza o cultura?, ¿habrá también que fomentar las actividades sexuales multiculturales entre los jóvenes/as?…aysss nos queda tanto trabajo por hacer.

  2. 2 Irene 23 marzo 2008 a las 21:15

    Cuánta razón tiene usted, señorita; no sé cómo se nos pudo escapar la debida atención a la pluralidad y diversidad que presentan nuestros centros escolares. Por supuesto, se fomentarán las actividades sexuales interculturales y se potenciará la comprensión de los hábitos de cada civilización. Podrían, por ejemplo, organizarse seminarios en torno a “Los gozos del sexo sin clítoris” o “Los estilos de burka que más resaltan el sex-appeal”. ¿No? Tomo nota de su aportación; es cierto que el camino que queda aún por recorrer es largo y estará plagado de obstáculos (creados por los xenófobos, homófobos y racistas del PP), pero la lucha continúa.

  3. 3 Dhavar 23 marzo 2008 a las 22:37

    No me queda nada claro a quién irían a parar las subvenciones.Al colegio?A los feladores y feladoras?Si son para el colegio, es un caso claro de explotación.Si van para las/los feladores y feladoras, cunilinguos y cunilinguas, enseguida se formaría mercado negro con pluses para los buenos feladores/as(qué agotamiento ortográfico ser correcto), o paralos pasivos/as pero tíos/as buenos, dignos de una buena mamada, con lo que volveríamos al principio, pero con un mercado “distorsionado” por la malvada intromisión estatal.

  4. 4 Andrés 24 marzo 2008 a las 9:25

    Veo que la propuesta final supera, y mucho, y mi humilde aportación a la política educativa de ésta, nuestra patria común, la andaluza, claro, que ya nos enseñó Blas Infante que estamos colonizados por la cruel e inculta Castilla.Propongo pues lo siguiente: enviemos la propuesta a la consejería de educación, este gran instrumento pedagógico no puede quedar en una mera tertulia de bar. ¡Por un mundo con igualdad de oportunidades! ¡Felaciones para todos/as! ¡Otro mundo es posible! He dicho.

  5. 5 Berlin Smith 24 marzo 2008 a las 20:50

    Ya decía yo que esa vocación por el pecado no podía traer nada bueno.

  6. 6 Eliahh 25 marzo 2008 a las 10:11

    Desde luego, sea un caso hipotético o real, y me inclino por la realidad a la vista de cómo eran las cosas en el 98 cuando servidora rondaba los institutos públicos, me parece una evolución de las relaciones bien interesante.El precio sigue pareciéndome irrisorio, pero para irse de futbolines y comprarse collares de los chinos parece que da…Seguramente la Junta encuentre interesante la ayuda de los jóvenes, ya que la educación sexual impartida es bien escasa, de modo que una iniciativa del alumnado a apoyarla será bienvenida seguro.Muy buena entrada, un saludo.

  7. 7 boomer 25 marzo 2008 a las 22:45

    Miles de jajas y xDD por todo lo leído, y mi admiración a Dhavar por su maravilloso paréntesis “qué agotamiento ortográfico ser correcto” dios, me meo.Y gracias por tenernos en cuenta a los enfermitos… la de traumas q me hubiera ahorrao! pero ya sabéis que yo las cobraría a 5 euros xDDDD

  8. 8 Antituner 13 noviembre 2009 a las 14:27

    Excelente. Lleguá acá desde Argentina por la campaña "El placer está en tus manos" (¡ayuda! No logro encontrar el sitio oficial de esta campaña, si es que lo tiene) y me llevo una gran risa y una reflexión mayor aún. Muchas gracias.Los tabúes son muros de hielo; se derriten con el tiempo.

  9. 9 Irene 13 noviembre 2009 a las 18:04

    Antituner, gracias por pasarse por aquí. Me alegro de que, al menos, se haya reído. Creo que lo más cercano a una página web oficial de la campaña es esto:http://www.cjex.org/index.php/sala-de-prensa/notas-de-prensa/97.htmlEspero que le sirva de algo.Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




La abajo firmante

CONTRATO ÚNICO INDEFINIDO

UN CONTRATO PARA EMPLEARLOS A TODOS. Firma por el contrato único contra la dualidad y la precariedad en el mercado de trabajo.


A diferencia de la memoria, que se confirma y refuerza a sí misma,
la Historia incita al desencanto
con el mundo.
(Tony Judt)


Quien dice Historia dice sacrilegio.
(Tzvetan Todorov)


Únete a otros 11 seguidores




La imagen de cabecera, Old Machinery, es de DHester y se distribuye bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: