The Economist y los titulares domésticos

Escribir titulares es también un arte, hecho que sale a relucir por estos lares con mayor frecuencia de la que sería deseable. Y lo es, sobre todo, habida cuenta de la tradicional e ibérica maldición sobre los idiomas y de la no menos tradicional e ibérica costumbre de comprar el periódico porque regalan el último deuvedé de algún director de esos que considera que enseñar una teta en el momento oportuno, en el no oportuno o, sencillamente, en todo momento, suple la falta de argumento y de oficio al tiempo que justifica las subvenciones. Sin tetas no hay paraíso, como ya sabemos.

But I digress. El caso es que sale uno en una mañana de viernes a hacerse con la película, perdón, con el periódico, y de paso con los sudokus o los cursos de inglés de regalo o la colección de recetas para hacer en cinco minutos, sin esfuerzo alguno, con ingredientes de andar por casa y por un módico precio una milhojas de pétalos de rosa con reducción de membrillo aromatizado con jengibre, sobre un lecho de verduras frescas salteadas, rociadas con una reducción de Pedro Ximénez y adornadas con bolitas de caviar. Algo así. Recetas para la clase obrera de chaqueta de pana, en definitiva, que uno sabe bien que el periódico que compra es de los suyos. Casi de la casa.

En fin, que embutido en el chándal y con el periódico felizmente comprado (ser uno de los 2.598.800 da al menos para eso, que ya es algo) se planta uno en casa y se pone a hojear aquel engendro, fundamentalmente en busca de los pasatiempos. Y como quien no quiere la cosa, en una de esas vueltas de hoja, sus ojos pasan por encima de un titular que asegura:

‘The Economist’ defiende que España esté en la cita del G-20

“¡Ajá!”, se dice uno, a quien eso de que las dos primeras palabras estén en inglés le parece así como muy prestigioso, muy oportuno, muy a tono con la nueva y recién hallada vocación internacional de España. “Las publicaciones del mundo entero saliendo a defendernos. Si es que el presi tenía razón.” Un vistazo a la primera frase de la noticia basta para confirmarlo:

“España tiene algo que decir en cualquier debate sobre las finanzas mundiales”, afirma el semanario británico The Economist…

Se sonríe uno, congratulándose por tan acertada elección de presidente como la que hizo este nuestro país hace unos meses, adelantándose a la revolución de Obama. “Ay”, se dice con cierta mirada condescendiente pero –ahora sí– empática, “si es que estos yanquis, los pobres, ha tardado en tomar ejemplo”. Seguro que lo próximo que haga Obama será proponer que todas las civilizaciones del mundo queden citadas dentro de unas semanas en algún lugar previamente designado para empezar a preparar un musical multirracial, multiétnico, multigenérico, multicorrecto y multicolor. Estreno previsto el 20 de enero, en el día anunciado del advenimiento cuya buena nueva nos fue dada a conocer por las revelaciones de Pepiño Blanco.

Vuelvo a irme por las ramas, ay de mí, qué dispersión, pero es que son tantas las buenas noticias y es tanta la esperanza… El caso es que si uno, en una rareza estadística, va más allá de esa primera frase y continúa leyendo, puede que se le ensombrezca algo el entrecejo, porque entonces resulta que descubre que esos ingleses –la perfidia de Albión, ya se sabe– andan por ahí diciendo que nuestro presi ha mostrado “escaso interés en el mundo más allá de España”. Y no sólo eso:

Pero [el semanario] no ahorra críticas: “La historia quizás juzgará que Zapatero tenía razón al oponerse a la guerra de Irak. Pero [su política exterior] se ha parecido más a los lamentos de una ONG que a la búsqueda del interés nacional de un país que quiere ser tratado como líder mundial”.

Claro que para eso hay que llegar a la última línea de la noticia, que ya es mucho suponer, porque la carrera hacia el sudoku y la programación de la tele para esta tarde suele ser vertiginosa, y los titulares desfilan a gran velocidad ante los ojos del ávido lector (sí, bueno: lee titulares, ¿no?) y, en fin, que no da tiempo, no hay tiempo para todo, cuán corta es la vida. En realidad, aun en el improbable caso de que uno se lea la noticia, la conclusión final es clara: a ella apunta el titular, cuya función es precisamente la de resaltar el centro de la noticia: ‘The Economist’ nos apoya, y aunque pueda deslizar alguna pequeña reprobación para que no los tachen de acríticos, el entusiasmo es evidente. Al fin y al cabo, han dedicado un editorial entero a defender que España, y con ella su presi, tienen que estar.

Y ¡ay, queridos amigos!, en la versión digital de la noticia ni un mal enlace a este editorial que tan encarnizadamente nos defiende. Y eso de ponerse a buscar, y encima en inglés… En fin, que no. Y menos mal, porque podría uno llevarse un serio disgusto. Y aun varios:

There are in fact few things in life so wounding to self-esteem as to be excluded from a gathering where you think you rightly belong. In an attempt to avoid such a fate, José Luis Rodríguez Zapatero, Spain’s prime minister, has cast dignity aside and importuned all and sundry with a request to be invited to a conference on November 15th to discuss reforms to the international financial system.

[…] But if Spain is too easily overlooked, it is partly Mr Zapatero’s fault. He is one of Europe’s few successful politicians of the left. Underestimated by his opponents at home, he was re-elected to a second term earlier this year. But he has shown little interest in the world beyond Spain. In this parochialism he faithfully represents a country where decentralisation has brought benefits but narrowed political horizons. That does not reduce its potential cost.

El remate es sin duda lo más disgustoso entre tanto disgusto. Tanta difamación escuece, y aquí mejor prescindir de las negritas porque habría que aplicarlas por doquier:

In contrasting ways both of his predecessors, Felipe González and José María Aznar, carved out a role for Spain as an important actor in Europe and as a bridge to the Americas. History may judge that Mr Zapatero was right to oppose the war in Iraq. But under him and his foreign minister, Miguel Angel Moratinos, Spain’s foreign policy has resembled the pleadings of an NGO rather than the cool-headed pursuit of national interest by a country which wants to be treated as a world leader. In his first term, Mr Zapatero’s main initiative was a worthy but nebulous “Alliance of Civilisations”. In his second term he has set as a goal the worldwide abolition of the death penalty.

Mr Zapatero has proved himself a skilled political tactician. But he has shown no willingness to lead his Socialist Party out of its politically correct comfort zone. If Spain’s remarkable success is not now to be followed by stagnation and limited international relevance, he will have to do so.

Y de todo esto, lo que queda en casa es que hay por ahí entre los forasteros un semanario que proclama que España ha de estar. Como diría Forges (según me recordaba alguien hace poco), y nunca mejor dicho: País.

6 Responses to “The Economist y los titulares domésticos”


  1. 1 Dodgson 7 noviembre 2008 a las 13:44

    El Economist es un panfleto infecto de la enfermedad moral progre-estatista al servicio de los intereses de los nostálgicos de la cheka que se niegan a asumir que la que está verdaderamente buena es Esperanza Aguirre.Saludos liberales

  2. 2 my blue eye 7 noviembre 2008 a las 17:26

    Grrr, este nuevo sistema ha borrado mi commentario (sí, soy un desastre).Decía que The Economist, por supuesto, is right.La “comfort zone” ha dejado buenos resultados en política (y no sólo estratégicos, que también), pero lo que a una servidora le gustaría es que ni Mr. Anzar ni Mr. Zapateroz hubieran deseado algún día traspasar sus respectivas “comfort zones” en busca del liderazgo mundial. España es un país donde se está muy calentito bajo el sol de los eternos debates patrios, como para salirse al frío de afuera y tratar de emancipar a la humanidad en cualquiera de sus formas.

  3. 3 Citoyen 7 noviembre 2008 a las 18:13

    Es usted una caústica doña Irene. Todavía no le he escuchado decir nada bonito de nuestro país, no digo ya de José Luis nuestro líder cósmico.España es un país bonito; cuando está dentro no se da cuenta; piensa que todo funciona mal, que los gobernantes son inútiles y que la administración es terrible. Tiene que ir a pasar una temporada a Francia para que se le renueve el espíritu nacional. A mí me funcionó.

  4. 4 bitdrain 11 noviembre 2008 a las 22:41

    The Economist panfleto, la autora del blog una caústica, vaya que impresión dejan esos comentarios al pasarme por aquí por vez primera.Dicen que es ciego quien no quiere ver.

  5. 5 dA 13 noviembre 2008 a las 19:31

    Que no te enteras Irene, que los verdaderos problemas en España lo tienen los jugadores de fútbol que no quieren participar en la selección vasca si ésta no pasa a denominarse “de Euskal Herria” (ahora se llama Euskadi, palabrajo españolizado como bien sabemos)

  6. 6 Berlin Smith 17 noviembre 2008 a las 7:17

    Oiga, Don Luis: la Señora Irene dice bien, no ha mentido en ninguna y sabe muy bien que España es mu bonita – porque lo es – pero eso no nos impide tener un presidente del gobierno un poco cateto, un poco infeliz, un poco Che Guevara, un tanto iluminado y un tanto poco preparado. Aunque currante, seguramente bien intencionado, tirando a handsome desde que la hicieron los trajes como es debido y con una suerte portentosa para su permanencia en el poder. Aznar, que es por el contrario, un tipo bien preparado, pijo en vez de cateto, currante igualmente, soberbio en vez de iluminado, antipático en vez de bien intencionado, tuvo también suerte y le decían que tenía baraka, esa cosa que le atribuían africanistas y mesiánicos: la bomba estalló un segundo antes de tiempo. Salió de pie, como un héroe griego: si hubiera sido de izquierdas, madre mía.La cuestión es que los sillones los tienen tipos de carne y hueso y es lo que hay. Pero hay cosas en las que sólo el desconocimiento del mundo, la mirada estrecha y deformada del español de a pie (seguramente la de muchos países) pasada por esa mezcla de falangismo doctrinario y socialismo de chalé, envidioso y en el fondo tan desconfiada y despreciativa del mérito y las posesiones de los demás que es el sustrato ideológico patrio, puede producir: pensar por un segundo que Rodríguez ha hecho una política exterior que pueda tener ese nombre.Y digo yo que se puede decir. Tanto como que los periódicos españoles no saben inglés. Francés, tampoco, pero de eso sabe usted mucho más y, total, sólo Joaquín Estefanía sigue pensando que la doctrina está en Francia, ese país donde hasta la derecha es socialista sin complejos.(Sra. Sánchez: ¿cómo no hemos repasado este artículo juntos? Si me lo leí en el tren. Lo que demuestra que no había leído su conocimiento de la nueva cocina española. Los geeks estábamos muy transtornados con tanta fiesta)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




La abajo firmante

CONTRATO ÚNICO INDEFINIDO

UN CONTRATO PARA EMPLEARLOS A TODOS. Firma por el contrato único contra la dualidad y la precariedad en el mercado de trabajo.


A diferencia de la memoria, que se confirma y refuerza a sí misma,
la Historia incita al desencanto
con el mundo.
(Tony Judt)


Quien dice Historia dice sacrilegio.
(Tzvetan Todorov)


Únete a otros 11 seguidores




La imagen de cabecera, Old Machinery, es de DHester y se distribuye bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: