Fin de año (memético)

En estos momentos en los que nadie andará perdiendo el tiempo en leer y actualizar blogs (menos yo, por lo visto) porque todos preferimos perder el tiempo decidiendo qué nos vamos a poner esta noche, aprovecho para ofrecerles una entrada intrascendente en la que abandono mi habitual intelectualoidismo de sobremesa para lamentarme de mi actual estado médico (estoy coja), proponerme escribir más el año que viene (juas juas), gritarle al mundo la buena nueva de que soy becaria (!!!) o –más bonito– “investigadora en formación” (juju), desearles a todos un feliz año (o al menos una buena fiesta para empezarlo) y, pecado de pecados, dedicarme a contestar un meme de estos que me llegó hace un tiempo.

Ustedes me perdonarán. Que tengan un bonito 2009.

(Qué efecto más raro tienen en mí estas fechas…)

¿Qué te motivó a escribir un blog?
Demasiado tiempo libre, ciertas ganas de decir algunas cosas en un tono más sosegado del que me sale en mitad de una discusión airada, una ligera sensación de que tenía que ejercitar las neuronas de alguna forma y –cómo negarlo– ese argentinito que todos llevamos dentro (Berlin dixit) y al que vulgarmente se conoce como ego. Mezclar y agitar.

¿Consideras que escribes bien?
Considero que escribo correctamente, es decir, que controlo razonablemente bien la gramática y la estructura de un texto, y que generalmente soy capaz de una cierta claridad expositiva. Otra cosa (para darse cabezazos contra la pared) son las veleidades literarias, pero precisamente por eso las dejé atrás junto con la adolescencia. Una frustración como cualquier otra, supongo. Eso de crecer seguramente tiene que ver con ir asumiendo las propias limitaciones.

¿Cuál sería un adjetivo (o varios) para describirlo?
Últimamente, abandonado. En términos generales, irregular, directo, a veces polémico, quizás demasiado tajante. Irónico (no sé si demasiado). Pedante a ratos, probablemente. Tal vez frío, impersonal y distante. Habitualmente sosegado, hasta que algo me toca demasiado las narices y pierdo los estribos. [Vamos, que eso de ser el espejo del alma ya no es prerrogativa exclusiva de los ojos.]
Pero en última instancia, me quedo con el que ha seleccionado My blue eye para el suyo: diletante.

¿Has pensado a veces que se ha vuelto una obligación? ¿Cuándo?:
Nah: cuando no me apetece, no escribo. Lo que sí me ocurre con cierta frecuencia es tener ganas de publicar algo y sentir que se me ha secado el cerebro y no tengo nada que decir.

Seguro que hay blogs que no te gustan. ¿Cuáles? ¿Te atreves a mencionar uno en concreto y decir por qué?
La mayoría de los blogs no me gustan, porque lo bueno escasea en Internet tanto como en eso que llamamos “la vida real”. En lo que se refiere a la blogosfera (palabro) política, me aterrorizan los extremistas y sectarios de cualquier color. En otras categorías, no hay nada peor que un egoblog de alguien que no sabe escribir y/o transmitir, pero el egoblog bien hecho es un producto tan raro como apreciable.
Lo de mencionar uno en concreto sería una injusticia para con el resto de la extensa lista, así que mejor seamos equitativos😛

¿Comentas a veces por obligación?
No.

¿Temes que un día tu blog deje de atraer a la gente y dejen de comentarte?
No duermo por las noches.

¿Cuál es tu post preferido de este año?
Uf. Mi memoria no da para tanto, pero por mencionar uno: Joaquín Leguina publicó hace relativamente poco uno con el título de Muertos y sepultura que me encantó.

¿Cuál es tu blogger preferido? No valen preferencias afectivas.
Hay muchos, pero sirva esto de homenaje a una torre caída: Noches confusas seguirá siendo un referente: divertido, lúcido, a veces críptico, generalmente provocador en la medida justa. (Y ahora, además, parece ser que muerto, y ya se sabe que no hay nada como morirse para que hablen bien de uno. No se lo crea demasiado, Sr. Smith.)

¿Qué crees no serías capaz de escribir?
Eh… No sé. ¿Crónicas futbolísticas? Pero nunca digas de este agua no beberé.

¿Piensas que un blog es una especie de terapia?
Imagino que sí. Contraproducente, a veces, pero sí. Lo malo es que se note demasiado.

Una pregunta que te gustaría que contestasen tus lectores:
¿Se nota demasiado?😛

2 Responses to “Fin de año (memético)”


  1. 1 my blue eye 8 enero 2009 a las 13:09

    ¿El qué?(Supongo que esto contesta a la pregunta, jiji).El post que recomiendas de Leguina es estupendo, se me había pasado.

  2. 2 Sartine 3 febrero 2009 a las 21:02

    Enhorabuena por la beca, eso está pero que muy bien, medio futuro hecho y no será por que no se lo merezca😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




La abajo firmante

CONTRATO ÚNICO INDEFINIDO

UN CONTRATO PARA EMPLEARLOS A TODOS. Firma por el contrato único contra la dualidad y la precariedad en el mercado de trabajo.


A diferencia de la memoria, que se confirma y refuerza a sí misma,
la Historia incita al desencanto
con el mundo.
(Tony Judt)


Quien dice Historia dice sacrilegio.
(Tzvetan Todorov)


Únete a otros 11 seguidores




La imagen de cabecera, Old Machinery, es de DHester y se distribuye bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: