Posts Tagged 'laicismo'

La España plural y laica o esta España mía, esta España nuestra… (lalala)

En medio de una crisis —perdón: desaceleración— económica (*). En un momento en que el gobierno y el heroico juez Garzón han tenido a bien darse cuenta de lo que todos los demás ya sabíamos, y ANV ya no es “izquierda abertzale” sino sencillamente ETA. Cuando aquello que el general gallego llamaba “la pertinaz sequía” está lanzando a las diversas autonomías de España –perdón, del Estado Español– unas a la yugular de otras. Con Ibarretxe aún amenazando con un referéndum ilegal y el gobierno paralizado ante las amenazas y apostando, cómo no, por eso que ellos llaman diálogo. Con la justicia gravemente atascada, el paro creciendo, los precios en aumento, y el nada menor perrito piloto de la financiación autonómica aún pendiente.

En mitad de todas las circunstancias descritas y recién iniciada una legislatura que promete ser difícil, parece ser que el gobierno ya ha decidido cuál va a ser el gran asunto de los próximos años: lo que ellos llaman avance en la laicidad del Estado.

El esquema se repite: tener entretenida a la oposición, que sin lugar a dudas entrará al trapo (en cuanto dejen de pelearse entre sí); situarse –mediáticamente hablando– frente a lo más retrógrado de una Iglesia católica a la que ya se había amenazado con tomar represalias por “pedir el voto para el PP” (una cuestión de firmes e inapelables principios, como se ve); sacar partido del anticlericalismo emocional que en este país tanto se confunde con el laicismo y que tiene casi tantos adeptos como el sentimiento antiamericano; y aparecer como los grandes defensores de la separación entre Iglesia y Estado.

Claro que para ello habrá que obviar que Zapatero aumentó la financiación que recibe la Iglesia por parte del Estado y, lo que es más grave, que este nuevo avance laico es más que probable que no consista en retirarle privilegios a la Iglesia, sino en hacer concesiones similares a otras confesiones.

Por ejemplo, a las que –y esto ya no está feo, lo malo es lo de los obispos– piden el voto para “partidos progresistas”.

Viva pues el Progreso. O su reinterpretación progre, aunque nada tengan que ver una cosa y otra. Y si no, alguien tendrá que explicar qué definición se le ha acabado dando a la palabra progresista para que una entidad como la Junta Islámica la haga suya.

Que empiece el espectáculo. Y en cuanto a los verdaderos problemas, que inventen ellos, ¿no? Aquí, a lo nuestro, que es hacer la Revolución.

(*) – La imagen del primer enlace, vía La Buena Prensa

A mí que no me salven

“La cultura del laicismo radical [es un] fraude [que] no respeta la Constitución [y] conduce a la desesperanza por el camino del aborto, el divorcio exprés y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes.”

Agustín García-Gasco, Cardenal de Valencia

“El ordenamiento jurídico ha dado marcha atrás respecto a lo que la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas reconocía: que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a ser protegida. [Con] las leyes vigentes [se] relativiza radicalmente la idea del matrimonio [y] se fomentan desde las edades más tempranas prácticas y estilos de vida opuestos al valor del amor indisoluble.”

Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid

“Puede haber menores que sí lo consientan [referiéndose a los abusos] y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan.”

Bernardo Álvarez, Obispo de Tenerife

Que me lo aclaren: ¿quién fomenta qué? Menudos salvadores nos han tocado en suerte. Por lo que a mí respecta, que me dejen buscar mi propio camino a la perdición y se encarguen de salvar a los suyos, que buena falta les hace a algunos.
Comparto la perplejidad. Aunque supongo que tratándose de dogmas de fe, nada pinta la razón en todo ello. Ni la libertad de elección (salvo la de los monaguillos de trece años, según parece).


La abajo firmante

CONTRATO ÚNICO INDEFINIDO

UN CONTRATO PARA EMPLEARLOS A TODOS. Firma por el contrato único contra la dualidad y la precariedad en el mercado de trabajo.


A diferencia de la memoria, que se confirma y refuerza a sí misma,
la Historia incita al desencanto
con el mundo.
(Tony Judt)


Quien dice Historia dice sacrilegio.
(Tzvetan Todorov)


Únete a otros 11 seguidores




La imagen de cabecera, Old Machinery, es de DHester y se distribuye bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: